• Últimas Noticias

    Principios Para un Matrimonio Duradero y Placentero – Ruth de Solís

    Pastora Ruth de Solís, MSc en Orientación Familiar
    “Con sabiduría se edifica una familia y con prudencia se consolida” Proverbios 24:3 (N.V.I.)

    Hace poco en un congreso, varias personas de Costa Rica y de otras naciones me comentaban como estos artículos; se ha convertido en un gran recurso para crecer espiritualmente y tener material para usarlos en sus iglesias, actividades evangelísticas y aún compartir en ambientes laborales.
    Damos gracias a Dios por esto y en lo personal valoro el poder brindar un aporte para el fortalecimiento de la familia. A esta altura son cuatro principios, los que he compartido para fortalecer su matrimonio. Ahora le expongo una síntesis de uno que debe ser una columna fuerte en toda relación.

    V. Fomente la Confianza en su Matrimonio

    Todo ser humano tiene una necesidad inherente de confiar, aquellos que dicen “no confiar en nadie“, son personas que una vez confiaron y les defraudaron. Por lo que evidencian heridas a nivel emocional de ese episodio, pasando por etapas serias de pérdida. Pero interiormente quieren confiar de nuevo en alguien. En algunos casos son personas que ocultan parte de su persona, son desleales y por lo tanto juzgan de su propia vivencia. Pero me centrare en aquellas que más bien fueron defraudadas.

    Las experiencias, los modelos de crianza nos hacen establecer nuestro código de confianza: en quién confiar, cuando confiar, los límites. Uno no puede decir yo confió en esa persona en un 90%, si tiene un 10% de dudas; solo ese 10%, señala que esa relación tiene una zona de peligro, de rompimiento, donde como terreno minado puede pasar cualquier desgracia al mínimo movimiento. Una llamada telefónica, equivocada, preguntando por el conyugue haría que una mina explote y destruya la zona de confianza.

    Una persona que alimenta la desconfianza, es dada a las fantasías de traición, abandono, de pintar cuadros mentales con su conyugue disfrutando con otra persona y esto le lleva incluso a un desmoronamiento emocional y mental peligroso. La desconfianza enferma, sufre quien la siente y la otra persona. Confiar en el conyugue tiene diferentes connotaciones, es confiar en su integridad, sus pactos, sus palabras y confiar en nuestra propia valía, confiar en nuestra capacidad de provocar amor y reciprocidad.

    Alguien que ha sido traicionado, es una persona que debe tener una gran madurez, para resolver la situación, cobrar la factura correcta, buscar la restauración de la relación, replantear los lineamientos de la relación sin invadir ni anular a la otra persona dándole la oportunidad de volver a generar confianza y enmendar su error. ¿Qué sucede si de nuevo ocurre una situación de traición? Yo le pregunto a usted: ¿Qué cree usted haría Jesús? ¿Qué dice la Biblia? ¿Qué le aconsejan sus líderes? ¿Qué le dice su propia alma, esta dispuesto o dispuesto a intentarlo de nuevo? Son preguntas y respuestas que solo a un nivel amplio y personal deberían analizarse.
    Sabe la confianza es liberadora, es “desestresante”, permite que una persona se entregue, se muestre tranquilamente, se comunique libremente compartiendo sueños, dudas, temores sin temor a ser expuesta ni traicionada su confianza.

    Por lo tanto “Fomente la confianza en su Matrimonio” desde el compromiso deben irse poniendo las bases para caminar en forma paralela, ir derribando toda fortaleza de inseguridad, de desconfianza. Le resumo algunos parámetros para que tome en cuenta:

    Revise las actitudes negativas personales y reemplace aquellas que generen desconfianza en el conyugue.
    Actué en forma justa y razonable para fortalecer la confianza.
    Aclare cualquier mal entendido que venga socavar su relación.
    Comunicarse ambos, que necesitan para confiar el uno en el otro y que necesitan para volver a confiar cuando esta se haya perdido
    Decídase a expresar su punto de vista sin acusar a la otra persona, recuerde en un matrimonio se unen dos personas totalmente diferentes que deben aprender a hacer transacciones claras y justas.
    Auto examinase para desarraigar toda desconfianza de su vida, que quizá su conyugue ni siquiera provoco.
    Refuerce su auto estima y fortalezca de su conyugue
    Recuerde el amar es una practica diaria que debe ser expresada a nivel verbal y con acciones.
    Valide a su conyugue día a día.
    Haga un pacto con usted mismo (a) de cuidar el corazón de su conyugue, conduciéndose de tal forma que la desconfianza no venga a empeñar su relación matrimonial.

    Para finalizar este artículo le aconsejo, practique el confiar, hay mucha gente digna y mi Dios es transformador. El puede de escombros levantar hermosos castillos, su matrimonio puede llegar a ser “Un Matrimonio Duradero y Placentero” Le anoto un texto conocido y con su permiso, la adaptación para ella y para él.

    “Mujer virtuosa quién la hallará…
    El corazón de su esposo esta en ella confiado
    Y no carece de ganancias
    Le da ella bien y no mal, todos los día de su vida”


    Proverbios 31: 10-12

    “Hombre virtuoso quien lo hallará…
    El corazón de su esposa esta en él confiado
    Y no carece de ganancias
    Le da él bien y no mal, todos los día de su vida”

    Proverbios 31: 10-12
    Pastora Ruth de Solís
    Sitio web: www.centroevangelistico.net

    Facebook

    Siguenos en Twitter

    Visita 24punto7.INFO

    Seguir por Email