• Últimas Noticias

    Arte: La expresión creativa de Dios en nosotros - Jesus Adrian Romero

    Una canción que me libera, un poema que me enamora, una película que despierta mi conciencia, una pintura que me transporta, un libro que me cambia.
    Las expresiones de arte revelan la imagen misma de Dios en el ser humano. Fuimos creados a su imagen y llevamos el gen artístico hasta la médula.
    Dios es el artista por excelencia.
    Nadie puede pintar un atardecer como lo hace Dios.
    Nadie puede crear una sinfonía como lo hacen los animales de la selva al nacer el día.
    Nadie puede escribir un poema de amor como el que se escribió en la cruz.

    No sé si será mi temperamento melancólico de músico, pero desde que tengo uso de memoria he sido arrebatado por expresiones de arte. Han sido innumerables las veces que fui sobrecogido al ver un cuadro, al leer un poema o al escuchar una poesía hecha canción.

    Al visitar museos de arte o al pensar en el arte en general es muy fácil darse cuenta de que a través de la historia, el arte fue producido en su mayoría por personas de fe. Me suena lógico que mientras más cerca estás de Dios, más creativo serás, pero algo sucedió con el arte y los cristianos. De repente se empezó a pasar el arte por un filtro de supuesta espiritualidad por el que muy pocas cosas pueden pasar, y el arte empezó a ser rechazado.

    El único arte que realmente se acepta en la iglesia es la música, pero la música cristiana dista mucho de ser arte o por lo menos arte relevante. La mayoría de los músicos dentro de la iglesia sienten una presión enorme por complacer a sus líderes que cada día los empujan a crear solo cierto tipo de música. Como los pastores son los dueños de las plataformas donde los músicos pueden exponer su música, la música como arte se ha visto empobrecida.

    Cuando eres presionado a cierto tipo de música, pierdes la honestidad.
    Hay mucha música en la iglesia que carece de honestidad, no hacemos música desde el alma sino desde una plataforma establecía y aceptada por todos, pero eso nunca será arte. «Donde el alma no trabaja junto con las manos, ahí, no hay arte.” dijo Leonardo Da Vinci


    Me pregunto cuánto arte ha quedado sin surgir porque nosotros como iglesia lo truncamos.
    Me pregunto cuántos jóvenes con talentos se apagaron y «colgaron sus arpas».


    A. W. Tozer en su libro La búsqueda de Dios dice que la voz creativa de Dios, esa voz que se escuchó al principio de la creación, esa voz que dijo, sea la luz, esa voz que dijo, sepárese la luz de las tinieblas y produzca el mar seres vivientes, se sigue escuchando a través de nuestro planeta y la creación entera, y aquellos que se disponen pueden escucharla.

    “…todo lo bueno y bello que hay en el mundo, producido por el hombre, es el resultado de su falaz y pecaminosa respuesta a la Voz creativa que resuena por toda la tierra” dijo A.W Tozer

    Esa voz que aún se sigue escuchando, es la voz creativa de Dios que nos lleva a amar, a sentir compasión, a soñar, a crear música, a hacer arte.

    Esa voz creativa de Dios puede ser escuchada por todos, no es propiedad de la iglesia. Si pones atención, podrás oír la voz creativa de Dios al escuchar una sinfónica, al contemplar un dibujo.
    En un mundo en el que la gente a veces rechaza el mensaje de la iglesia, seria bueno comunicarnos con arte. El arte comunica sin palabras, cuenta historias. Los cielos cuentan la historia de la creación, el firmamento proclama el mensaje de la magnificencia de Dios. El salmista dice que ese mensaje es dado sin palabras, sin el uso de un lenguaje conocido, sin una voz que se pueda percibir, pero aun así, esas palabras resuenan por los confines del mundo.

    Como iglesia debemos fomentar el arte para que el mensaje resuene por todos los rincones del mundo.

    Tomado en parte de “Besando mis Rodillas”

    Extraido de: jaroficial.com

    Facebook

    Siguenos en Twitter

    Visita 24punto7.INFO

    Seguir por Email