• Últimas Noticias

    "AMOR EN EL MISMO IDIOMA" - Dante Gebel

    A través de los años, los hombres se siguen preguntando: «Y ¿qué quieren las mujeres?»; para serte honesto, si pudiéramos responder eso en un par de frases, no serían mujeres, ni serían interesantes. Justamente lo que enamora de una mujer es ese misterio que no terminamos de descifrar y que nunca podremos decodificar en su totalidad. Nuestro cerebro tan simple no logra comprender la complejidad de la mente femenina.

    Por eso es que muchos hombres se enamoran de alguien que no les corresponde, o lo que es peor, no saben cómo enamorarla, porque no logran decodificar las señales femeninas. El error que suelen cometer los hombres es regalar su tiempo a una mujer que solo quería saber la hora. En algún momento solemos pensar: A una loca como ella, le falta un tornillo como a mí, pero luego descubres que en realidad no estaba ni tan loca, ni le hacías falta tú. En resumen, las mujeres terminan siendo como los chinos: nadie las entiende, pero ¡están dominando el mundo! Por esa misma razón es que no tengo la receta infalible para enamorar a una mujer (de hecho, ¡creo que ningún hombre la tiene!), pero he aprendido que un caballero enamorado debe hacer, mínimamente, ciertas cosas esenciales, a saber:
    • Cuando ella se enoje contigo y se vaya, síguela.
    • Cuando te empuje o intente golpearte, abrázala y no la dejes ir. 
    • Cuando empiece a maltratarte, bésala y dile cuánto la amas. 
    • Cuando se quede callada, pregúntale qué le sucede. 
    • Cuando te ignore, dale tu atención. 
    • Cuando quieras besarla o abrazarla, y se haga para atrás, abrázala muy fuerte. 
    • Cuando la veas llorando, no le digas nada, solo abrázala. Cuando la veas caminando, corre hacia ella y abrázala. 
    • Cuando esté asustada, hazla sentir protegida. 
    • Cuando ponga su cabeza en tu hombro, acaricia su cabello.
    • Cuando la veas mal, hazla reír. 
    • Cuando no te contesta por mucho tiempo, asegúrate de que todo esté bien.
    • Cuando parezca que tiene frío, dale tu saco o lo que tengas encima.
    • Cuando dice que te quiere, en verdad te quiere más de lo que te imaginas. 
    • Cuando agarre tu mano, agarra la mano de ella. 
    • Cuando te cuente un secreto, guárdalo muy bien. 
    • Cuando te mire fijamente a los ojos, no despegues tu mirada hasta que ella lo haga (eso es determinante, tú nunca bajes la mirada antes que ella). 
    • Cuando te extraña, ella sufre, pero no siempre te lo dirá. 
    • Cuando le rompes el corazón, puede perdonar pero el dolor nunca se le irá; ellas tienen una memoria de muchos más megas que nosotros, no te imaginas lo que pueden almacenar en ese disco duro. 
    • Cuando esté muy enojada contigo, abrázala fuerte y no la sueltes. 
    • Cuando le preguntes si todo está bien, y te dice inmediatamente que sí, no le creas; ella esperará que se lo vuelvas a preguntar.
     Sé lo que estás pensando: ¿Pero qué debo hacer si ella ni siquiera es mía? Aun así, no bajes los brazos, tú puedes enamorarla, solo tienes que trabajar más duro. Ella se va a dar cuenta de que se topó con alguien que la valora más que, incluso, aquella persona que a lo mejor está a su lado. El llegar último a su corazón no significa que eres el menos importante en su vida, significa que los anteriores no han sido tan especiales como para quedarse. Si estás en plan de enamorarla, no te apures a decirle: «Te amo» (las mujeres van a odiarme por esto) porque le darás todo el poder a ella, es mejor que te guardes esas palabras para cuando estés completamente seguro de que su corazón es tuyo. Porque si ahora ella se siente segura de lo que sientes, usará la poderosa arma de la indiferencia contra ti. Tienes que lograr hacerte indispensable para su vida. En plan de enamorarla, más vas a ganar de la dependencia que de la cortesía; pero si huele que estás completamente loco por ella (y te aseguro que lo huelen a millas de distancia) dejarás de ser interesante, que es justamente lo que a ella le llama la atención de un hombre.

    Un hombre razonablemente enamorado puede actuar como un romántico loco, pero no debería ni puede actuar como un imbécil nunca, dijo un gran autor alguna vez. Si logras que ella deje de admirarte, habrás perdido la batalla. Sin que seas un egocéntrico ni un petulante, debes mostrarte siempre muy seguro; es eso lo que llama la atención de una dama de forma tan milagrosa y poderosa.

    Que quede claro que estar seguro de ti mismo, no significa que seas un superhéroe; recuerda que en toda mujer hay un instinto maternal de querer cuidar y proteger, por eso siempre es bueno que también sepas reírte de ti mismo. Si ella te admira y te ve cometer alguna torpeza, te admirará aun mucho más, porque al equivocarte, reconocerlo y reírte de ti mismo, no solo te humaniza, sino que le despertará ternura y ganas de cuidarte.

    Tienes que tomarte el tiempo para conocerla. No pienses en ella en términos sensuales; aun si lograste llamar su atención, ella no está pensando en tus músculos, tu mandíbula o en tu nuevo peinado; ella no piensa como normalmente lo haría un hombre que no deja de pensar en el rostro de ella o en su cuerpo.

    Tal vez ella se duerma pensando en ti y alguna noche susurre: «Cómo quisiera que estés aquí para abrazarme hasta que me duerma», pero no lo hace en términos sexuales. Simplemente está queriendo lisa y llanamente un abrazo cariñoso. A ella la enamora tu personalidad, tu estilo. Tu tarea consiste en conocer sus puntos fuertes y sus puntos débiles, ese es el arte de mover las voluntades. Es más una destreza que una determinación. Es saber por dónde vas a poder entrar a su corazón. Primero tienes que conocer su carácter y luego ayudarla a reforzar sus partes débiles, eso resulta irresistible. Ella sabrá que es mejor persona cuando está contigo y que tú descubriste lo que nadie más vio en ella, o lo que es mejor, lo que otros dan por sentado y ya no se lo hacen notar. Eso te hará único e indispensable, ya que sacaste a la luz la mejor versión de ella.

    Si por otro lado eres celoso, tienes que serlo sutilmente. A ella le agradará saber que no quieres compartirla con nadie, pero no deben ser celos enfermizos, sino del tipo: «Tengo miedo de que alguien más descubra lo increíble que eres». Esos son celos que halagan y enamoran. Si sigues al pie de la letra estos humildes consejos, no te prometo que caerá inmediatamente rendida a tus pies, pero te aseguro que te transformarás en el culpable de sus «no sé qué voy a ponerme hoy...», para más tarde terminar descubriendo la pequeña puerta de cómo entrar a su corazón y quedarte para siempre. Hay mujeres a las que puedes enamorar con una sonrisa, hay mujeres a las que puedes enamorar con dulces palabras, incluso están las que puedes enamorar con un beso; para todas las demás... existen las tarjetas de crédito.
    De: "El amor en los tiempos del Facebook" (Harpers Collins)
    Visita www.elamorenlostiemposdelfacebook.com
    Extraido: www.facebook.com/dantegebel

    Facebook

    Siguenos en Twitter

    Visita 24punto7.INFO

    Seguir por Email