• Últimas Noticias

    Los Lentes Del Carpintero - Dante Gebel


    Lo que nos gusta de Jesús es que no se podía tocar al leproso. Las Escrituras lo prohibían. Pero te tocó. Y te abrazó.
    No se podía hablar con una mujer, y menos extranjera. Las Escrituras eran claras. Pero esta mujer tiene un drama en su familia. Entonces hablamos, y nos hacemos amigos.
    Había que apedrear a la adúltera. La ley sagrada lo ordenaba así. Pero miren a esta mujer. Ya está destruida. ¿Qué tal si probamos con perdonarla y quererla?.
    No se podía comer sin lavarse las manos. Era un pecado, y una grosería. Pero mis amigos tienen hambre, y en este camino no hay agua. ¡Coman, amigos! Comamos.
    No se podía hacer nada en el día de reposo santo. Estaba escrito muchas veces en la Biblia. Era uno de los diez mandamientos, nada menos. Nada. Ni siquiera ayudar al que sufre. Pero este ciego necesita ser curado. Y hoy es el día prohibido. En el nombre de Dios, te regalo la vista.

    Lo que nos gusta de Jesús es eso. Entre otras cosas. Que ante el dolor humano, perdía la compostura. Se le borraban las letras, los libros, los preceptos. Por eso tuvieron que matarlo. Porque amaba sin pedir permiso. Estamos plenamente convencidos de que Jesús usaba unos anteojos especiales. Lentes de carpintero. Con los cuales podía ver lo mismo que todos. Más otras cosas. Y que con esos lentes miraba a las personas. Y que con ellos también leía la Biblia.
    Por eso, no era que ignorara las Escrituras. Ni que se empeñara en desobedecerlas. Era que sabía leerlas.

    Extraido: www.facebook.com/dantegebel

    Facebook

    Siguenos en Twitter

    Visita 24punto7.INFO

    Seguir por Email