• Últimas Noticias

    Dios te escucha - Psra. Astrid Chang


    Dios tiene una manera creativa e inesperada de responder nuestras oraciones. Todos tenemos circunstancias, de diferentes magnitudes, pero creamos que Dios está interesado en ello y escucha nuestro clamor. Cuando estamos apunto de tirar la toalla, Él nos escucha. Dios es un Dios que está cerca. (Jeremías 29:12, Salmos 18:6).

    El hecho de que no veamos la respuesta de Dios en nuestra vida no quiere decir que Dios no nos ha respondido sino que quizás no es a nuestra manera, ni en nuestro tiempo.

    Dios no es ajeno a nuestro dolor ni a nuestra necesidad. Es más, nadie entiende nuestro dolor mejor que Jesús. Dios envió a Jesús por nosotros. El mismo Jesús dijo que Él fue enviado por Dios y Su mensaje trae esperanza; y no en un tiempo en que todo está perfecto, sino cuando las cosas no andan tan bien, y necesitamos buenas noticias. (Lucas 4:18-19).

    Jesús vino para que pudiéramos disfrutar de la vida también aquí, en la tierra. Él fue abrumado y maltratado para que tú y yo estuviéramos en paz. Él pago y cargó con todo, para que podamos tener paz en esta vida, Su paz. (Isaías 53).

    Permite que tu necesidad sea el puente hacia conocer tu verdad en Cristo. Permítele a Dios que tu vida demuestre lo que Jesús hizo por ti en la cruz.


    Hoy, ¿Cuál es tu petición a Él? Porque, como hijos de Dios, tenemos todo lo que necesitamos y mucho más: ¡Él es más que suficiente! Podemos tener la plena certeza de que todo lo que le pidamos a Dios en oración, Él nos lo dará si es Su voluntad, pero oremos desde la posición correcta: ¡una posición de victoria! Oremos parándonos firmes en nuestra posición de hijos de Dios, no permitamos que las circunstancias nos abrumen, hagamos que nuestra oración abrume a nuestras circunstancias. 

    Dios no necesita que creamos, los que necesitamos creer somos nosotros. Cuando creemos, empezamos a vivir en victoria y a vernos sanos, tranquilos y confiados en que Él esta con nosotros y, aunque nuestro cuerpo diga lo contrario, podemos declarar: "Yo sé que estoy sano en Cristo Jesús"; aunque estemos solos, declaramos: : "Sé que tengo la mejor compañía en Cristo Jesús"; aunque nuestro refrigerador este vacío, decimos: : "Señor, yo sé que tú ya proveíste". Parémonos firmes y comencemos a declarar, agradezcamos y pidamos a Dios sabiendo que ya tenemos la respuesta: ¡Jesús es la respuesta a nuestra necesidad!

    Extraido de:https://www.facebook.com/notes/camino-de-vida

    Facebook

    Siguenos en Twitter

    Visita 24punto7.INFO

    Seguir por Email